LA PASTORIZA: LA OPTIMIZACIÓN COMO FORMA DE VIDA

  |   2018, Internacionalización, MOR-05   |   No comment

LA PASTORIZA es una de las primeras empresas argentinas dedicadas a la producción de ladrillos cerámicos y bloques huecos.

Fundada en 1953 por la familia Rico en la provincia de Buenos Aires, se ha erigido en un referente dentro del sector cerámico argentino, gracias a su apuesta por la calidad y por la constante incorporación de la tecnología más innovadora durante sus más de 60 años de historia.

Esta apuesta se ha afianzado durante los últimos años con la realización de importantes inversiones como las nuevas instalaciones con ostensibles mejoras en la maquinaria y equipos de preparación de arcillas. Esta modernización se ha realizado con el objetivo de ir reduciendo la granulometría de la materia prima para incrementar tanto la capacidad productiva de la planta, como la calidad del producto final.

Dentro del marco de este proceso de mejoras, la familia Rico advirtió que uno de los aspectos que se podía tratar de optimizar era la durabilidad de sus moldes de extrusión.

Para tal propósito, LA PASTORIZA ha confiado en MORTE como consultor industrial.

Como punto de partida, se analizaron las condiciones de trabajo existentes, comprobando que las arcillas utilizadas para extruir el producto final eran difíciles con una contracción alta que obligaban a trabajar con unos parámetros bastante ajustados. Este aspecto hacía necesario llevar un control muy severo de sus moldes que eran cromados localmente.

Partiendo de estas premisas, MORTE propuso probar su tecnología en uno de sus productos de mayor producción, en un proceso que se dividió en 2 fases.

La Fase 1 consistió en fabricar el molde inicialmente en Acero Tratado, un material ideal para la implementación de nuevos productos, ya que se pueden modificar, en caso de ser necesario, las conicidades, inclinaciones, etc. de los elementos del molde fabricados en este material.

Para la correcta ejecución del proceso, el SAT (Servicio de Asistencia Técnica) de MORTE se desplazó a la Argentina, realizando los ajustes necesarios en el molde para asegurarse el funcionamiento óptimo del mismo y conseguir que el producto extruido fuese correcto.

Una vez este proceso concluyó satisfactoriamente, se procedió a ejecutar la Fase 2. Ésta consistió en reemplazar los elementos del molde más sometidos al desgaste, tacos y marco, por otros fabricados en carburo de tungsteno MOR-05, que presentan la mejor resistencia a la abrasión del mercado y cuya rentabilidad es muy superior a la del Cromo Duro utilizado anteriormente.

Los resultados ofrecidos por los elementos fabricados en MOR-05 no se han hecho esperar, ya que están trabajando adecuadamente desde que fueron colocados en el molde en el año 2017, manteniendo los pesos y medidas de los huecos extruidos, dando lugar a una estabilización de la producción de la planta.

Tan satisfactorio está siendo su comportamiento, que se ha comenzado la producción de un nuevo molde fabricado directamente con los elementos más sometidos al desgaste en carburo de tungsteno MOR-05, que se enviará a la Argentina próximamente.

 

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.