SANTOS MORTE: La empresa a ojos de su fundador (parte 3)

  |   2017, Entrevista, Somos Morte   |   No comment

La innovación coge fuerza

En poco tiempo se inician los primeros proyectos de I+D, especialmente referidos a la resistencia al desgaste de los diferentes materiales. En 1999 se dan los primeros pasos hacia la exportación, asistiendo a ferias, congresos y convenciones y comprobando que MORTE podía competir en calidad, precio, diseño y rentabilidad con cualquiera de las empresas de su competencia en mercados exteriores.

Santos recuerda cómo hasta ese momento, en MORTE, no disponían de Departamento Comercial, ya que los pedidos llegaban por el boca a boca gracias al prestigio que la empresa estaba cogiendo.

En 1999 se fabrica y patenta el molde TM-EF, que cuenta con un novedoso sistema de fijación de emparrillado, adelantándose en casi 18 años al mercado.

Este molde, que aún se sigue fabricando con escasas mejoras respecto al modelo inicial, abrió de par en par los mercados exteriores y supuso un nuevo punto de inflexión en el crecimiento de la empresa y en su estructura funcional.

Se identifica la necesidad de abrirse a nuevos mercados, en previsión de una crisis inmobiliaria en España que tardó en llegar, y se decide apoyar los proyectos de I+D+i orientados a la mejora de la calidad y a los procesos de extrusión.

En el 2002 se hace necesario alquilar nuevas naves para alojar la nueva maquinaria. Y en el 2004 MORTE se traslada a sus instalaciones actuales.

Es justo en ese momento en el que Santos Morte se da cuenta de la necesidad de ir delegando responsabilidades en sus hijos, a quienes asigna labores de responsabilidad y con quienes en ocasiones no está de acuerdo. Pero es consciente que se delega el trabajo, pero no la responsabilidad, asumiendo que ahora es a ellos a quienes corresponde liderar el futuro de MORTE. De esta manera, se produjo un cambio progresivo en la dirección de la empresa.

Poco a poco, la estructura de MORTE se va transformando para adaptarse a su nueva realidad: un nuevo departamento de I+D+i, creación de un Departamento Comercial, incorporación de encargados de las diferentes secciones de la empresa… El sueño de Santos Morte, se hace mayor… pero MORTE se estaba muriendo de éxito, era necesario cambiar el proceso de gestión.

Cuando lo recuerda se siente orgulloso de la decisión que tomó en su momento, en la seguridad de que hizo lo correcto y de que MORTE tenía un gran futuro.

Esperanza, su mujer, a quien considera la persona más inteligente de su familia, le recuerda que una empresa es como un hijo, al principio, con el embarazo tienes que ir regularmente al médico para evaluar cómo se encuentra el bebé. Cuando nace, todas las atenciones son para él. Al principio con mucha frecuencia y, a medida que aprende a andar, a comer, a dormir, a lavarse… se le va dejando que vaya solo a la escuela, donde aprende y se relaciona.

Un proceso que lleva sus días buenos y malos, hasta que el hijo que has criado durante muchos años termina la carrera y hay que dejarle campo abierto.

Santos, se siente especialmente orgulloso de sus hijos, de su empresa y de haber sabido retirarse a tiempo.

 

MORTE a la conquista de los mercados exteriores

En los años 2006 y 2007 se inicia un proceso expansivo orientado a la exportación, previendo con 2 años de antelación el estallido de la burbuja inmobiliaria en España. En un principio realizando una labor de investigación de mercado, conociendo a las empresas competidoras e identificando sus puntos fuertes y debilidades, visitando clientes e ingenierías para conocer sus demandas. En poco tiempo Santos se dio cuenta de que, como ocurrió con el molde para bloque de Termoarcilla, su empresa estaba más que preparada para competir con éxito en los mercados más exigentes.

En el año 2006 Cristóbal se incorpora al Departamento Comercial, no para vender más, matiza Santos Morte, sino para atender y escuchar mejor las necesidades de los clientes.

En 2007 Marcos Morte implementa un sistema de ERP y PLM para gestionar la empresa, incorporando más personal a las áreas de Diseño, Administración y Calidad.

En el 2009 se inicia el proceso de expansión internacional sobre los cimientos bien asentados de una filosofía de empresa basada en el compromiso con la calidad, la innovación constante y el servicio al cliente.

En 2010 Santos Morte se jubila, dejando a sus tres hijos, Marcos, Raúl y Talleres Morte en un camino común; dejando lo que un día fue el sueño de un pequeño taller artesano convertido en una gran empresa, gracias al trabajo, tesón y esfuerzo de un niño al que le gustaban los números, pero al que sobre todo le gustaba aprender enfrentándose cada día a nuevos retos, descubriendo soluciones allí donde otros no las veían.

 

 

No Comments

Post A Comment