Somos Morte. José Antonio Alfaro Pérez

  |   2018, Equipo Morte, Somos Morte   |   No comment

Responsable de soldadura

 

Aquel Viernes Santo de 1976 José Antonio se encontraba en el bar con unos amigos, cuando una mano le toco la espalda.

Se volvió y se encontró con Santos Morte quien, mirándole directamente a los ojos, le dijo:

“El lunes te vienes a trabajar”… Y allí se presentó un 21 de abril de 1976, con 16 años, y se puso a trabajar en la empresa en la que ha permanecido más de 40 años… y los que le queden.

José Antonio ha pasado por todo tipo de trabajos, desde rebajar las varillas a mano, escuadrar los tacos, usar las limadoras, el taladro de mano, la sierra de cinta y hasta la fragua…, cuatro talleres y un sinfín de situaciones a lo largo de su relación con MORTE.

Se enorgullece de ser el primer trabajador con contrato que entró a trabajar en MORTE, y aún recuerda cómo un día llegó al taller y no se encontró a nadie,… así que se puso a trabajar lo planificado hasta que, a media mañana, le llamó Santos para comunicarle que la familia había aumentado con Raúl, el segundo de sus hijos…

Y es que, como dice, esto antes era un taller, pero ahora es una Empresa… Antes hacían de todo, Santos el diseño y el montaje, y él las piezas y se repasaba todo a mano… Todo muy artesanal. Hoy en día todo está mecanizado pero se mantiene el ambiente familiar que le dio Santos, el alma, porque es como si todos fuéramos una familia.

José Antonio es el responsable de la soldadura, aprendió sólo, con Santos, y se le ve que disfruta con su trabajo. Cuando está soldando se olvida de todo. A través de la máscara de protección ve cómo se va fundiendo el metal. No es lo mismo soldar hierro que acero, soldar a hilo o con electrodo…. Todo tiene su técnica y su complejidad, pero el molde de MORTE ha de ser siempre el más resistente, y esta es una responsabilidad que le compete y que asume con naturalidad. Es su trabajo.

En sus ratos libres juega a frontenis y, como es zurdo, juega con ventaja (y lo sabe) así que acumula en las vitrinas de su casa cerca de treinta trofeos de los torneos en los que ha participado en La Rioja…Pero si hay algo que realmente le gusta es andar por el monte, y si es con sus amigos y van a buscar setas, mejor que mejor…

El veneno de coger setas se lo metió su hermano cuando era pequeño y sólo coge aquellas especies que conoce, aunque como dice “todas las setas se pueden comer por lo menos una vez”… Cuando va de recolecta disfruta especialmente del almuerzo, las risas y los buenos amigos… En el monte te olvidas del mundo, respiras…

Últimamente le han hablado de la jubilación… se lo tiene que ir planteando porque ya acumula 57 primaveras… seguro que seguirá jugando al frontenis, andando por el monte y recogiendo setas… De repente deja la mirada perdida, como descubriendo algo y dice para sus adentros: “Igual, si se lo digo a Santos, me dejan venir a soldar de vez en cuando…

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.